Inicio » Historia » Sabías que… Los primeros meses de la Alemania nazi

in ,

Sabías que… Los primeros meses de la Alemania nazi

Los primeros meses de la Alemania nazi

Adolf Hitler fue nombrado canciller de Alemania el 30 de enero de 1933. Pero, a pesar de su ascenso al poder, los nazis solo habían ganado pluralidades en las elecciones anteriores. Además, las principales instituciones de Alemania todavía estaban en su mayoría libres de la influencia nazi. Por lo tanto, para consolidar el poder, los nazis necesitaban ganarse a un número significativo de alemanes y llegar a controlar las palancas clave de la sociedad alemana. Este proceso de coordinación, conocido como Gleichschaltung, ocurrió durante toda la existencia del Tercer Reich. Sin embargo, se persiguió más activamente en sus primeros meses.

30 de enero

 

La política alemana en la década de 1920 y principios de la de 1930 fue volátil. La República de Weimar, el sistema democrático de gobierno que surgió tras el final de la Primera Guerra Mundial , se caracterizó por coaliciones inestables, elecciones frecuentes y violencia política. Esto hizo imprescindible que Hitler indicara de inmediato que su gobierno era diferente a los anteriores. Por lo tanto, organizó un desfile de antorchas por el centro de Berlín el 30 de enero. Si bien no tuvo un éxito universal, esta exhibición, y otras similares, impactaron a muchos alemanes impresionables. Por ejemplo, Melita Maschmann, de quince años, escribió que estaba llena de “alegría embriagadora”. Además, Luise Solmitz, maestra de escuela nacionalista, comentó después de presenciar un desfile similar en Hamburgo que estaba “borracha de entusiasmo”. En resumen, el desfile de antorchas del 30 de enero fue un primer paso crucial para acercar a más alemanes al nazismo.

27 de febrero

 

holandés Marinus van der Lubbe incendió el Reichstag . Al día siguiente, Hitler aprobó el Decreto de Incendio del Reichstag, una ley que suspendía las libertades civiles. Esto le dio a los nazis una gran ventaja en las próximas elecciones del 5 de marzo, permitiéndoles perseguir legalmente al Partido Comunista (KPD) y a los socialdemócratas (SPD). No obstante, aún no pudieron ganar una mayoría, obteniendo el 44% por ciento de los votos. Además, a pesar de la persecución de sus líderes y miembros, el KPD recibió casi cinco millones de votos. Todo esto indicaba que los nazis todavía tenían mucho trabajo por hacer con respecto a la coordinación de la población en general.

21 de marzo

 

Uno de los primeros pasos en este proceso se dio el 21 de marzo. De hecho, para celebrar la reapertura del Reichstag, se llevó a cabo una ceremonia en la iglesia Garrison de Potsdam. Sin embargo, Hitler organizó este evento a propósito para aliviar las preocupaciones de aquellos que temían los excesos nazis. Todo, desde la reverencia de Hitler ante el presidente Paul von Hindenburg hasta su proclamación del “matrimonio entre los símbolos de la vieja gloria y la fuerza joven” y el lugar mismo, tenía como objetivo demostrar el respeto de Hitler por el pasado de Alemania y sus instituciones. Según varios relatos principales, estas medidas convencieron con éxito a algunos de los que antes no estaban convencidos. De hecho, Hindenburg tenía lágrimas en los ojos, a pesar de que Hitler no le agradaba.

Además, Erich Ebermayer, miembro del centrista Partido Democrático Alemán, comentó que Hitler se estaba convirtiendo en un “verdadero estadista”. El periódico no nazi Kölnische Zeitung escribió: “Nunca antes habíamos tenido una representación en la que el idealismo nacional puro fuera tan claramente evidente”. En resumen, la Ceremonia de Potsdam legitimó con éxito al gobierno nazi a los ojos de al menos algunos alemanes.

23 de marzo

 

Ahora que supuestamente Hitler había demostrado su respeto por la tradición, podía avanzar con una agenda más radical. Hizo exactamente eso dos días después, cuando el Reichstag se reunió para debatir la Ley Habilitante. Esta fue una pieza de legislación que, si se aprobaba, permitía a Hitler hacer leyes sin la aprobación del parlamento o del presidente. Sin embargo, requería una mayoría de dos tercios para ser promulgada. El líder del SPD, Otto Wells, pronunció un discurso desafiante antes de la votación, afirmando que “ninguna Ley Habilitante le otorga a usted (Hitler) el poder de destruir ideas que son eternas e indestructibles”. Esta oposición resultó inútil; dado que el KPD había sido prohibido tras las elecciones del 5 de marzo, el SPD fue el único partido que votó en contra de la legislación. Por lo tanto, la Ley Habilitante se convirtió en ley el 23 de marzo y los nazis estaban ahora un paso más cerca de consolidar el poder.

1 de mayo

Otro día importante en la coordinación de la sociedad alemana fue el 1 de mayo, Día Nacional del Trabajo. Para demostrar una mayor atención a las necesidades de los trabajadores que los gobiernos anteriores, los nazis convirtieron el día en un feriado pagado y organizaron celebraciones en todo el país. El evento principal fue una manifestación masiva en el aeródromo de Tempelhof en Berlín, en la que se presentó un nuevo zepelín y un discurso de Hitler. Es importante destacar que los relatos primarios indican que estas celebraciones lograron llegar a muchos alemanes que presumiblemente no estaban convencidos previamente. Por ejemplo, la periodista de Fráncfort Lili Hahn señaló que debido a la nueva unificación entre clases, “los alemanes estaban dispuestos a seguir ciegamente a su Führer”. Además, el académico judío Willy Cohn también comentó que el odio de clase aparentemente había sido “superado (e)”.

2 de Mayo

Sin embargo, en marcado contraste con sus supuestas demostraciones a favor de los trabajadores, los nazis ocuparon sindicatos en toda Alemania al día siguiente. Para el 10 de mayo, todos los sindicatos se fusionaron en el Frente Laboral Alemán dirigido por los nazis, encabezado por Robert Lay. A pesar de ir en contra de todo lo que supuestamente representaba el Día Nacional del Trabajo, Hitler creía que los trabajadores alemanes todavía estaban de su lado. En un discurso del 10 de mayo, proclamó: “He ganado al trabajador alemán para el Reich alemán”. En resumen, después de las celebraciones del 1 de mayo, los nazis se aprovecharon de la nueva confianza y reforzaron aún más su control sobre las instituciones de Alemania.

Conclusión

Los primeros meses del reinado de Hitler fueron cruciales para la coordinación de la sociedad alemana. Al principio, muchos todavía se mostraban escépticos sobre el nuevo régimen y las instituciones alemanas aún no estaban dominadas por el NSDAP. Pero, de enero a mayo de 1933, esto cambió, ya que muchas personas, palancas de gobierno y sindicatos quedaron bajo el control de los nazis.

What do you think?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

GIPHY App Key not set. Please check settings